Blog

Solemos ir a muchos lugares sin estar conscientes de sus propiedades biológicas, físicas o químicas. Pero basta con tener un poco de consciencia con nuestro entorno para recordar que existen algunas materias que son como un regalo de la tierra.  La bentonita, una materia arcillosa, es una de ellas. Ha estado tan cerca de nosotros que tal vez la hayamos tenido en nuestras manos y no lo sepamos.

La historia

Esta agradable materia proviene de la tierra. Pero su origen es tan curioso como divertido. Su descubrimiento data de 1888, año en el que fue descubierta por un estadounidense en Fort-Benton, Wyoming, por lo que desde entonces acogería ese nombre.

Pero la bentonita que fue descubierta entonces ya prometía lo que hoy cumple en distintos procesos industriales, pues se dilataba en el agua y daba una masa gelatinosa y de un volumen lo suficientemente notable como para considerar un estudio más destacado.

Y una de las conclusiones tan agradables como precisas con las que se nos permite conocer a fondo este elemento es que es una “arcilla activa”. La tierra también desea compartirnos sus bondades.

¿Conoces sus aplicaciones?

Los usos de la bentonita suelen ser industriales. Pero no por eso podemos considerar su participación y lugar en nuestra vida como un hecho menor.

Y es que la bentonita suele utilizarse en la ingeniería civil para cementar mejor algunas fisuras y las grietas de algunas rocas. Así que cada vez que veamos cuán sólida están las estructuras de nuestro edificio, ya sabemos que la bentonita está allí para ser más que una arcilla y brindarnos una solidez que agradecemos.

Tampoco nos sorprenda si vemos en los empaques de los jabones que tenemos en casa que nuestra amiga, la bentonita, participa como un elemento activo en su elaboración. Y es que ella es una carga importante para los jabones por su poder emulsionante. Baste recordar, además, nuestras visitas a los balnearios: ¿no solemos colocarnos arcilla en nuestro rostro?

La claridad

¿Has notado que existen algunos vinos que precisan menos tiempo para clarificarse que otros? Esto se debe a la participación activa de la bentonita, que ayuda a que, en el proceso de clarificación artificial, se agreguen determinadas sustancias en estado coloidal, que arrastran a su vez algunos compuestos del vino.

La tierra es como un gran regalo que tenemos que preservar. Saber que con ella contamos con una compañera para muchos de nuestros procesos diarios es saber que contamos con un regalo que espera por nosotros.