Blog

No hay que tener ojos de pintor para saber cuán maravillosos son algunos colores que vemos en nuestro día a día. Bien sean los colores fantásticos de un amanecer o un atardecer, unas montañas, una playa, el cielo: todos ellos están allí para sorprender a nuestra mirada. De allí que también nos parezcan asombrosos esos colores que poseen los objetos que nos acompañan cotidianamente. Sin embargo, nuestro asombro puede crecer aún más si observamos con más cuidado los procesos que tienen lugar en la elaboración de esos colores. Los pigmentos son uno de esos elementos claves que permiten esa alegría que nos da todo color.

La luz del color

Debido a la luz que pueden reflejar por la absorción -muy selectiva- del color, los pigmentos son materiales que pueden cambiar de color. Es un proceso un tanto sencillo: esa luz que es absorbida por los pigmentos hace que algunos sustituyentes y enlaces químicos atrapen algunas ondas de luz mientras se reflejan otras.

Si, por ejemplo, tenemos un pigmento verde, este reflejará la luz verde y al mismo tiempo absorberá a los demás colores: el rojo y el azul, por ejemplo. Esto nos permite pensar a los pigmentos como la luz del color y es cuando empezamos a confirmar su enorme fuerza teñidora.

Usos

Tal vez sea en la industria de los revestimientos en donde mayor funcionalidad podemos encontrarles a los pigmentos y en su colaboración en otras industrias. En la automotriz, por ejemplo, cumple un papel ejemplar para alcanzar esos colores que cubren y recubren a nuestros autos, no sin antes permitirnos elegir dentro de una gama de colores entre los que seguramente encontraremos nuestros favoritos.

En el rubro de los plásticos, los pigmentos también poseen una participación especial. También en la fabricación de resinas y fibras. Otras industrias más cercanas a nuestro día a día tienen mucho que agradecerles a los pigmentos porque ellos están activamente en industria como la cosmética y en rubros como el de los detergentes. También en el cuero y en el papel.

Pigmentos eficientes

¿En qué producto de nuestro día a día no se hallan los pigmentos? De ellos no escapamos en ningún sitio: basta con voltear a ver los colores de las paredes de nuestra casa para saber que los pigmentos estuvieron allí para lograr su colorido. ¡Están en todos lados!

En Chemelectric somos conscientes de que la fuerza teñidora que ganan los materiales con los pigmentos se logra si estos son de una calidad indudable. Por eso nos distinguimos en proporcionar a la industria pigmentos de eficiencia incuestionable: sabemos que dar color es dar alegría.