Blog

Un rol que todos aceptamos sin mayores cuestionamientos es el de ser consumidores: todos, alguna vez, hemos comprado un producto sobre el que nos cuestionamos muy poco más allá de si nos gusta o no. Pero lo cierto que la fabricación de todo lo que consumimos posee un revés muy curioso que, al conocerlo, nos permite ser más conscientes de las exactas dimensiones de lo que adquirimos. Esto se vuelve aún más importantes si nos encargamos de producirlos o comercializarlos. Así puede sucedernos con los productos de limpieza, productos que están tan presentes en nuestra vida pero sobre los que meditamos muy poco. Por eso hoy nos preguntamos: ¿cuál es la importancia de la materia prima para los productos de limpieza?

¿Qué es la materia prima?

“Materia prima” es uno de esos términos familiares al mundo de la industria y la fabricación de productos. Se suele pensar que las materias primas solo abarcan la “base” para elaborar el producto, pero lo cierto es que se trata de todos los elementos que se incluyen en la elaboración.

Hacemos énfasis en que sean todos esos elementos que se incorporan y participan en la elaboración del producto final porque la materia prima debe ser perfectamente identificable y medible si se desea -ya en el nivel de la comercialización- determinar el costo final del producto.

Como de ellas dependen en gran medida las industrias, su manipulación ha de ser sumamente cuidadosa. En el caso de la materia prima para elaborar productos de limpieza, cada producto químico posee sus especificidades que se deben cumplir línea por línea. Por ejemplo: el ácido sulfónico debe estar conservado en un lugar seco y templado, sin acceso a fuertes luces solares.

Una multitud de componentes

La fabricación de productos de limpieza es una de las industrias más prósperas y felices. Esto se debe en buena parte a que la materia prima con la que se trabaja posee como base algunos componentes químicos altamente confiables, con altos índices de biodegradabilidad, favorables por eso al medio ambiente, versátiles y de buenos costos.

Materias primas como el lauril eter sulfato de sodio, por ejemplo, que participa activamente en la elaboración de numerosos productos del cuidado personal (como el jabón, champú, pasta de dientes) son altamente confiables debido a su alta compatibilidad con la piel y su capacidad humectante y emulsionante.

También existen otras materias como el ácido sulfónico, que es muy utilizado para la fabricación de detergentes y que posee una participación activa en la limpieza de textiles, en especial del cuero. Y eso que no hemos mencionado a la soda cáustica, la reina de las materias primas para la fabricación de productos de limpieza: es el elemento base de muchos de los jabones. Además es una materia muy versátil: participa en la fabricación de crayones, papel e incluso explosivos.

La calidad es el costo

La importancia de conocer las materias primas que participan en cada industria hará más dinámica no sólo la administración de los costos de producción: también nos capacitará mucho más para la producción del producto y, por extensión, en su comercialización.

Y es que para que un producto sea competitivo, no solo debe tener un precio competitivo, sino que también debe ser de buena calidad. Y el conocimiento sobre las materias primas nos permitirán valorar mucho mejor los costos del producto final sin sacrificar la calidad de la materia prima.

Y eso es algo que el consumidor que conozca o no sobre las materias primas que participan en la elaboración de estos productos sí puede reconocer. La calidad nunca miente.